Me encantó esta novela romántica con elementos culturales que dan a conocer la riqueza de una religión que no me es tan conocida. Me cautivó la palabra daeeme, pues la expresión más pura de amor hacia otra persona sin importar la relación es la de bendecirla y que se pueda decir tanto con una sola palabra es maravilloso. La recomiendo. Una vez que empiezas a leer no puedes dejarla hasta terminarla. Espero que pronto podamos leer la próxima.